Crónica ABC Gurmé: Oloroso Bod. Lagar Blanco (Montilla)

Delicado y con volumen

Oloroso elaborado con la variedad Pedro Ximenez,en las bodegas Lagar Blanco. Desde su primer momento es un vino destinado a la crianza oxidativa. A diferencia de otros olorosos, se emplea el vino yema, el de mayor calidad, y no se le incrementa el alcohol para evitar el crecimiento de velo de flor, sino que se llenan las botas a mayor capacidad y se ubican en zonas de contrastes de Tª.

olorosobotas LBTras una larga espera de 20 años se ha ido transformando, concentrando todo su contenido (alcohol, glicerina, aromas, polifenoles) gracias a las mermas y se incorporan matices del roble americano de sus criaderas y soleras.

Cata del Oloroso

olorosoLimpio y brillante. Su atractivo y natural color ámbar y ribetes oro viejo pueden hacernos pensar que estamos ante un amontillado pero, una vez agitamos la copa, observamos cómo es más denso y le cuesta desplazarse. Hay bastante lágrima pero de caída lenta, pausada, característico de un oloroso.

En fase olfativa es de intensidad media alta, destacando a copa parada la sensación a madera y nueces. Al agitar aparece el aroma varietal característico de uvas pasas, dulzón, con notas de azúcar caramelizada con la madera y frutos secos de fondo. Sin protagonismo del alcohol, totalmente integrado permitiendo apreciar los delicados matices aromáticos.

En boca es seco, y con estructura, con cuerpo, volumen,  debido a la elevada cantidad de glicerina concentrada combinada con acidez, alcohol y el aporte astringente de los polifenoles de la madera vieja. Está todo pero ninguno resalta. Persiste una ligera salinidad de la albariza y un sutil amargor elegante. Redondo, fruto de la maestría de saber esperar.

fachada LBMaridaje

Os gustara mucho a 13 ºC acompañando a carnes de caza, estofados, rabo de toro, carrillada, quesos, o solo con frutos secos, y a media mañana tras el Ángelus.

vistas desde LBEl enclave y su marca

Lagar Blanco es un homenaje a la blanca tonalidad de su enclave. Rodeada de suelos blancos de albarizas, al final de la conocida cuesta blanca de la Sierra. Es la bodega situada a mayor altura del marco. Fue la primera cooperativa de la zona y, tras ser abandonada en los 70, fue adquirida en 1985 por D. Miguel Cruz y su familia, mejorando sus instalaciones y transmitiendo su vocación por el vino M&M.

Felicidades Miguel & Family

Salud!

Puedes seguid a Vinacrucis en ABC Gurmé cada sábado

Licenciado en Biología y Enología, me dedico al asesoramiento integral a bodegas, analizando y proponiendo mejoras de sus vinos y crianzas, así como asesoramiento a restaurantes en el diseño de carta, gestión de stocks de vinos, maridajes, realización de eventos gastronómicos. ¿Quieres saber más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *