Crónica de una jornada muy amontillada. Gracias Juancho.

Cata-vinos-especiales

No era un día más…

Uno de esos días que uno recordará en su memoria sensorial por los productos catados y en la memoria emocional por lo vivido en una maratoniana jornada. Iniciada con un pit stop nada ortodoxo cambiando una rueda pinchada a primera hora de la mañana, el pasado 20 de noviembre acabó con una gran cata de amontillados en un ambiente mágico.

Purista vs Romántica

la previa con Juancho

Tras la ponencia que impartí para el curso de formador especializado en Montilla-Moriles, denominada Cata “Purista” Vs Cata “Romántica”, que tendrá su propio post para explicarla, me encontré con Juancho Asenjo junto con Enrique Garrido en el hall del Hotel.

Tras charlar unos minutos, me dicen: Vente con nosotros a catar los vinos de esta noche y seleccionar el orden. Empezaba el espectáculo y mi cara ya dibujaba una nerviosa sonrisa.

La preselección ya era un sueño

concentración en la espera

Localizadas las botellas en Bodegas Campos, buscamos un rincón donde catar. Ni más ni menos que el patio del pozo, de manera improvisada, con un sol de agradecer, se convirtió en el primer “teatro de los sueños”, donde de manera aleatoria se fueron abriendo las diversas botellas de la terna que a la noche deleitaría a los asistentes.

No me lo podía creer, no era un sueño, un mano a mano entre los 3 para poner un criterio donde no lo había, y precisamente ahí iba a estar el acierto del maestro Asenjo: darle protagonismo a cada vino en el momento justo según sus virtudes.

Una montaña rusa de matices: más cuerpo en unos amontillados, más sápidos otros, más longevos, más secos… Albariza, arenas, sierra de Montilla, Moriles altos… Un vaivén de sensaciones gracias a unos vinos inigualables perfectamente ordenados en un desorden razonado… ¡Genial!

La cata magistral con un inesperado regalo

Cargado de folios para tomar notas, con la Sala de Bodegas Campos a reventar, con los principales bodegueros ocupando las primeras filas, deseoso de que comenzara la sesión, llega a tu silla un tal Juancho Asenjo y te pide que le acompañes en la presidenciaBodegas Campos hasta la bandera

Todo un increíble regalo que no podía rechazar y por el que estoy eternamente agradecido. Gracias Juancho.

La cata se inició con un repaso histórico, que ponía de relevancia a los presentes la importancia que ya tenía esta zona, citada en libros antiguos.

El origen del término “amontillado”, de las criaderas y soleras como sistema de crianza, la posterior conversación sobre los cosecheros y almacenistas de la zona, de los diferentes tipos de albarizas y otros suelos, etc. Una gran cantidad de información que gracias a los folios y a la cámara de vídeo podremos ir rescatando.

La terna de Amontillados y frases de Juancho

gama de vinos amontilladosSinceramente debo dedicar este post al lado más emocional y menos técnico. Os describiré más detenidamente los vinos en un próximo artículo, ya que merece detenerse a ello.

En la terna había vinos que no han visto aún la luz, como el Amontillado de Robles y el  Marqués de Poley 1952 de Toro Albala. Otros que la vieron hace muchos años y que desde entonces permanecen esperando un renacer, como General Alvear, Montearruit de Gracia, o Ceriñola de Navisa. Y otros que son hoy día “santo y seña ” de amontillados de libro, como el Amon de Delgado, el Viejísimo de Torres Burgos y el Lagar Blanco de Miguel Cruz.

Hay dos tipos de vinos: el amontillado y el resto Clic para tuitear

Auténticas joyas de distintas procedencias que quedaron bien patentes a través de nuestros sentidos y armonizadas con frases tumbativas de Juancho, como por ejemplo:

  • Es un equilibrio en máximo potencial, la perfección cósmica
  • Tiene niñez, juventud y madurez a la vez
  • Son vinos que hace el tiempo y moldea la vida
  • Hay dos tipos de vinos: el amontillado y el resto
  • Lo que no se cuenta no existe
  • La sapidez aporta una falsa acidez que los hace únicos
  • Son vinos “dolientes”, pero los amas
  • What else?

Merecido el reconocimiento de la Denominación de Origen,  entregado por D. Rafael Córdoba y por D. Miguel Cruz.

Dos “balones de Oro”

Dos “Balones de Oro” no se tienen a menudo en nuestra cancha.

Si bien el año pasado tuvimos la genial presencia de la humildad personificada en Paco del Castillo en otra inolvidable y magistral cata, en esta ocasión le tocaba a Juancho, quien ya escribía en su perfil de Facebook el  6 de Enero de manera premonitoria: “2017 sería el año del salto para una zona que tenía que creérselo para avanzar y sacar a la luz las joyas que posee”.

Aquí estamos, con muchas tareas por hacer, pero se está construyendo un camino. Cada uno debe “hacer lo que debe hacer” y “estar en lo que debe estar”, y así se irá avanzando. Consejo Regulador, bodegas, enólogos, sumilleres, restauradores… Personas al fin y al cabo. Ánimo a todos y adelante.

Soñad y os quedaréis cortos

Esta frase es que me encanta ¿Quién la diría? Yo lo sé y, aunque es importante, más importante es tener sueños. Los míos se van cumpliendo poco a poco, y pido a Dios salud para que sigan haciéndose realidad.

En Bodegas Campos he tenido muchos acontecimientos, aunque cronológicamente me quedo con cuatro:

  • hace 15 años junto al Marques de Griñón en el cierre de mi primer curso de sumiller,
  • el día de mi boda hace ya 14 años,
  • el año pasado en la ponencia del Star Wine y
  • el día de ayer junto a Juancho y a toda la comunidad del vino de M&M.

Dedicatoria Juancho AsenjoDicen que no hay quinto malo…

La fuerza ya ha despertado.

Sinceramente, gracias a todos los que lo hacéis posible. 

Por cierto, que junto a mis folios repletos de anotaciones me llevé también mi regalo físico (en la imagen).

¡Salud!

Licenciado en Biología y Enología, me dedico al asesoramiento integral a bodegas, analizando y proponiendo mejoras de sus vinos y crianzas, así como asesoramiento a restaurantes en el diseño de carta, gestión de stocks de vinos, maridajes, realización de eventos gastronómicos. ¿Quieres saber más?

2 Replies to “Crónica de una jornada muy amontillada. Gracias Juancho.”

  1. Una pregunta, podéis explicarme esta nueva moda de tomar vinos de Jerez en copa de vino y no en catavinos? Siempre y digo siempre se han tomado estos vinos en catavinos porque ahora está menuda tontería de las copas? Un enólogo debería saber eso

    1. Muy buenas Matteo, muchas gracias por la pregunta. Para responderla voy a apoyarme en las conclusiones de una ponencia titulada “Copa vs Catavino. Un dilema para el futuro”, que tuve el honor de dirigir conjuntamente con Juanjo Sanchez Vidal en unas Jornadas organizadas por el CR Montilla-Moriles en el mes de Abril.

      · Catavino:
      Instrumento de bodega, cómodo de usar, concentra menos oxígeno en su interior y permite “que te lleguen” con más intensidad todas las características de la fase olfativa del vino, tanto las buenas como las malas. Está vinculado al arte de la Venencia. Es una buena herramienta ya que puede albergar poco volumen de vino y así no se caliente rápidamente y nos permite moverlo y descubrir sus aromas fácilmente.

      · Copa:
      Al ser abiertas se pueden perder algo de aromas, El alcohol destaca menos que en catavinos, algo positivo. Mejora la imagen del vino, sobre todo los vinos cobrizos. La mesa queda mejor vestida, más elegante, al igual que seleccionamos la mejor vajilla, el mantel de la mejor calidad y estilo, también las copas altas le dan mayor finura y estilo al conjunto, hay más armonía. Mejor posicionamiento estratégico (precio, etc.) del vino en copa que en catavino Con la copa nuestro vino compite más y mejor con los de moda (Verdejos, Albariños, Espumosos “frizantes”).

      También he de decir que siempre ha habido una evolución en los recipientes. Antes del catavino, el vino se bebía en pequeños vasitos de caña (se sigue usando en Sanlúcar por ejemplo) y, antes de estos, se empleaban vasos de barro, madera, metálicos… Siempre hay evolución. El catavino se origina a partir de una pequeña copa inglesa empleada para licores.

      Intentamos llegar a unas conclusiones objetivas, para que luego cada uno elija la opción que mas la cubra sus necesidades laborales, clientela, negocio y, por supuesto, sus gustos personales ya que el vino es para disfrutarlo:

      · Que cada uno se lo tome donde más le guste.
      · Elegir “depende del uso que se vaya a hacer de él”.
      · El vino no pierde calidad porque el recipiente cambie, aunque las percepciones organolépticas serán distintas en copa y catavinos.
      · Debemos mirar al futuro, a consumidores jóvenes que no se identifican con el catavino.
      · Respetar uso del catavino (tradición, turismo,etc.).

      Por poner un ejemplo, en Córdoba no hubo unanimidad para cambiar el catavino por la copa, por lo que entiendo que cada uno tenga su predilección personal. Lo importante es que disfrutemos del vino.

      Un saludo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *